Título: Víctima del miedo.
Autor: Inger Frimansson.
Editorial: Ediciones B.
ISBN: 9788466626064.

Sinopsis:
En un momento de pánico, una mujer mata a un hombre al que creía peligroso. 
También por miedo decide ocultar el hecho a la policía.
Su vida cambiará para siempre.

Beth y Ulf pasan sus vacaciones estivales en una casa situada en una zona boscosa de Suecia. Beth está preocupada por su relación, pues sospecha que Ulf tiene intención de acabar con la misma. 

Una tarde, tras una visita a sus padres en la que ha constatado con amargura que la demencia de su madre va en aumento, Beth, acompañada de Ulf, regresa a su casa de veraneo. Su malestar aumenta con la noticia de la huida de dos internos peligrosos de un centro penitenciario de la zona. Con el deseo de olvidar su preocupaciones, ambos beben más de la cuenta. De repente, oyen unos ruidos provenientes del exterior; no hay duda de que alguien ronda la casa. Sin pensarlo, Beth decide enfrentarse al peligro. Asustada, y con toda la carga emocional del día acrecentada por el alcohol ingerido, Beth agarra un hacha y, al encontrarse cara a cara con un hombre, no duda en descargar un golpe sobre el mismo. Tras comprobar con horror que lo ha matado, toma una decisión muy peligrosa: Ocultar el hecho a la policía. 

Opinión personal:
Iré directa y al grano, el libro simplemente no me enganchó. La historia y la manera en la que se desenvuelve es un tanto tediosa, en especial porque la mayor parte de la narración se basa en el estrés que rodea e invade a Beth por el miedo a que descubran el cuerpo del hombre al que mató. En mi particular punto de vista me parece que su paranoia está un tanto exagerada aunque no puedo negar que si me encontrara en su misma situación, tal vez también estaría en una condición similar a la de ella; aun así, o me parece demasiado extrema o si fuera yo no me preocuparía cargar con un muerto en la conciencia y mucho menos si de defensa personal se tratase.

Beth deja que todo ese asunto del muerto la afecte no sólo a nivel personal, sino también a nivel social, pues a causa de ello su relación con su marido Ulf (de por si ya decadente) se va literalmente al hoyo, al punto de incluso acusar a su propia hermana de no sólo de conspirar contra ella y de abandonarla, sino también, de ser la amante de Ulf. Sumado a eso se anexa el hecho de que deja su trabajo como maestra, que desde mi punto de vista eso tal vez era lo único que la podía tener con la mente distraída, evitando que dedicara demasiada atención al homicidio.

Víctima del miedo simplemente hace honor a su nombre sin duda alguna. La protagonista prácticamente tiende a la locura a causa de su pánico a ser descubierta, eso sin olvidar su remordimiento por el "¿y si el sujeto tenía esposa, hijos o un perro qué cuidar?". El libro no es malo, pero si de suspenso psicológico se trata definitivamente éste no es el mejor. En gusto se rompen géneros, así que, no se queden con la duda y léanlo, tal vez tengan una mejor opinión que yo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda que el blog se alimenta de tus comentarios y a través de ellos nosotros nos damos cuenta que les gusta o no. ;)